martes, 21 de marzo de 2017

DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA

"La poesía no se deposita solo en los libros. A veces pasa sin hacer ruido como el ángel de lo cotidiano al que nadie ve."
Emily Dickinson


En mi verso soy libre: él es mi mar.
Mi mar ancho y desnudo de horizontes...
En mis versos yo ando sobre el mar,
camino sobre olas desdobladas
de entre olas y de otras olas... Ando
 en mi verso: respiro, vivo, crezco
en mi verso, y en él  tienen mis pies
 camino y mi camino rumbo y mis
manos  qe qué sujetar y mi esperanza
qué  esperar y mi vida su sentido.
Yo soy libre en mi verso y él  es libre
como yo. Nos amamos. Nos tenemos.
Fuera de él  soy pequeña  y me arrodillo
ante la obra de mis manos, la
tierna arcilla amasada entre mis dedos...
Dentro de él,  me levanto y soy yo misma.


Dulce María Loynaz



Feliz lectura de poesía

lunes, 20 de marzo de 2017

BIENVENIDA PRIMAVERA







Mariposa

Quisiera
hacer un verso que tuviera
ritmo de Primavera;
que fuera
como una fina mariposa rara,
como una mariposa que volara
sobre tu vida, y cándida y ligera
revolara
sobre tu cuerpo cálido de cálida de palmera
y al fin su vuelo absudo reposara
—tal como en una rosa azul de la pradera—
sobre la linda rosa de tu cara...





Quisiera
ser un verso que tuviera
toda la fragancia de la Primavera
y que cual una mariposa rara
revolara
sobre tu vida, sobre tu cuerpo, sobre tu cara.

Nicolás Guillén.






Mariposa, Pablo Milanés

sábado, 18 de marzo de 2017

BUSCADORAS DE PERLAS



Hu Jun Di


 Hubo una vez una muchacha llamada Sumiko que desde  muy pequeña había soñado con ser una  ama-san, una buceadora que busca perlas en el fondo del mar.




 Sumiko estaba convencida de que eran las mujeres más hermosas que existían,  vestidas con sus ropas de algodón blanco de la cabeza a los pies. Ya de niña había visto a su madre zambullirse en el mar y bucear una y otra vez, para traer consigo una tosca ostra configurada por el mar o conchas de abulón con las que llenaba un gran cubo de madera.


Miho Hirano

El padre de Sumiko observaba desde la orilla, como habían hecho los hombres del pueblo desde hace hacía cientos de años. Únicamente las mujeres buceaban en busca de las relucientes perlas. Se creía que las mujeres eran más capaces de resistir el frío. Algunas de las ama-san permanecían durante tanto tiempo bajo el agua que Sumiko temía que sus pulmones estallaran y sus cuerpos sin vida ascendieran inertes a la superficie, como algas.

 Hu Jun Di

Pero su padre siempre tranquiliza a a Sumiko, asegurándole que su madre  era capaz de contener la respiración durante más tiempo que ninguna otra buceadora. Para Sumiko, las ama-san eran como una escuela de delfines blancos que aletearan elegantemente en el agua.



 Sumiko se casó a las catorce años con un muchacho del pueblo llamado Akio.  Ella se convirtió en ama-san. Ese día, el agua estaba muy fría, pero en el momento en que se hundió en el agua y extrajo su primera concha,  tuvo la sensación de que el mar formaba parte de ella. Se zambulló una y otra vez... Akio tuvo que amenazar la con saltar al agua y sacarla... hasta el día que descubrió que estaba embarazada.


Miho Hirano

Akio pidió a Sumiko que dejará de bucear cuando su embarazo avanzaba.
Después de una semana de no bucear, Sumiko enfermó. Se debilitaba  cada día sin que el médico descubriera una razón.
Una noche, Sumiko se sintió mareada y fría. Akio apenas si pudo detectar los latidos del corazón. Completamente desesperado, llevó a su frágil esposa junto al mar. Introdujo a Sumiko en las frías aguas, sosteniéndola entre sus brazos.
Entonces, como un milagro, una gran oleada de calor se apoderó del cuerpo de Sumiko, ella abrió los ojos muy lentamente y recuperó su fortaleza. Akio se sintió inmensamente feliz pero Sumiko se dio media vuelta y desapareció.




 Akio lloró su pérdida durante tres meses. Una noche oyó una voz que cantaba y se sintió encantado de ver a Sumiko de pie junto a su casa. Antes de que pudiera abrazarla, ella tendió hacia él algo envuelto en una manta blanca. ¡Era su bebé! Akio se alegró tanto mientras sostenía entre los brazos a su pequeña hija, pero al ver que Sumiko se volvía de nuevo al mar, le gritó que se detuviera. Ella se volvió y le dijo: "Ahora tengo que regresar al mar. Ocúpate de que nuestra hija esté bien". Y, tras decir esto, Sumiko se desvaneció para siempre.




Nunca supó adónde se había marchado, Akio parecía saber que una misteriosa bendición había permitido a su esposa traerle a su hija recién nacida. Cuidó a Kuniko hasta que se convirtió en una joven y hermosa mujer, tan parecida a su madre que el corazón se le encogía de dolor cada vez que la miraba. Y cuando expresó el deseo de ser buceadora buscadora de perlas, como su madre, Akio estaba convencido de que, en alguna parte de las oscuras profundidades del mar, Sumiko siempre estaría allí para protegerla.

Gail Tsukiyama




Ilustraciones aprendidas del blog: princesanadie.blogspot.com 

miércoles, 15 de marzo de 2017

EL CARTERO






"Los mismos dos nombres revelan el designio: sello, no es sino el sigilio latino, que vino a significar ocultación, secreto. Y el sobre, se dice en alguna lengua envelope, lo que envuelve, protege y separa de la vista pública."

El Defensor, Pedro Salinas 







Reconozo que me gusta el género epistolar,  y también las novelas que se estructuran a través de las cartas. 
Cuando era un poco más joven que ahora también disfrutaba del momento de escribirlas.





Y  de abrir el buzón, y encontrar allí el sobre... un ritual, actualmente, inusual.
 


  


Cuando era un poco más joven que ahora, iba al cine con frecuencia, y las bandas sonoras de las películas eran mi pasión. Y ayer ordenando el mueble de música, salío la B.S.O. de Il postino o El cartero (y Pablo Neruda) o El cartero de Pablo Neruda, una película basada en el libro de Antonio Skármeta, Ardiente Paciencia. 




Fue una maravilla volver a escucharla, y os dejo un poquito.





Ya eres mía. Reposa con tu sueño en mi sueño.
Amor, dolor, trabajos, deben dormir ahora.
Gira la noche sobre sus invisibles ruedas
y junto a mí eres pura como el ámbar dormido.

Ninguna más, amor, dormirá con mis sueños.
Irás, iremos juntos por las aguas del tiempo.
Ninguna viajará por la sombra conmigo,
sólo tú, siempreviva, siempre sol, siempre luna.

Ya tus manos abrieron los puños delicados
y dejaron caer suaves signos sin rumbo,
tus ojos se cerraron como dos alas grises,

mientras yo sigo el agua que llevas y me lleva:
la noche, el mundo, el viento devanan su destino,
y ya no soy sin ti sino sólo tu sueño.

Soneto LXXXI  (Cien sonetos de amor, Pablo Neruda)





Guardo toda la correspondencia de entonces. Escribir una entrada en el blog es como escribir una carta. Espero que ésta llegue bien a su destino.

Recibid un fuerte abrazo.



 











domingo, 12 de marzo de 2017

OFRECIMIENTO

oFREC




Las viñas, los olivos y la encina.
La tarde lenta, el viento y el camino.
Mi soledad se irá por donde vino.
Ladran los perros. Pía la golondrina.


Hasta el mayo dolor se nos termina
si queremos ser otro sin destino,
uno que mira cabecear el lino
mientras recibe el beso que imagina.
Vente conmigo al campo si no sabes
qué hacer con tantas páginas borrosas.
Yo pongo las palabras y tú el beso.
Álamos altos y colinas suaves.
Vamos a ver qué dicen estas cosas.
Un poema se escribe para eso.
Rafael Juarez


viernes, 10 de marzo de 2017

La nieta del señor Linh











 Una novela  que me ha encantado. Deliciosamente narrada y totalmente atemporal. Un homenaje  a la amistad, a la familia, a la vejez, al exilio, a aquellos que les toca vivir la peor parte: las guerras, el hambre, el desarraigo... Muy recomendable.





 

 

"Cuando avistan la aldea, los sigue toda una tropa de niños, a los que el anciano increpa y regaña. Pero en sus palabras no hay irritación, porque esos niños que chillan, esa tropa de piel oscura, ojos negros y cabellos de tinta que desafían al sol,  de vientres redondos, sonrisas de leche y pies descalzos, son los brotes jóvenes, las albas de los días venideros, los arroyos de savia de su aldea, de su país, de su tierra, que ama y lleva en lo más profundo de su ser."



"En el bosque hay un sonido de agua cantarina, aunque desde allí no se ve ningún río, ni siquiera un arroyo. No obstante, lo que se oye es un sonido de agua, el sonido de agua viva."


"Los últimos rayos de sol siembran monedas de oro  la alfombra de musgo y, de pronto, en ese mosaico verde salpìcado de fuego aparece una fuente. Nace entre dos piedras." 





"Bebe de esta agua y, en cuanto lo hace, su memoria se aligera: no conserva más que los momentos hermosos y las horas felices, todo lo agradable y dichoso. Los demás recuerdos, los que duelen, los que hieren los que rajan el alma, todos esos desaparecen, se diluyen en al agua como una gota de tinta en el océano."

  
 

"…silenciosa,  tranquila  y eterna, una hija del alba y de oriente.
Su única nieta.
La nieta del señor Linh."