domingo, 23 de abril de 2017

Libros, libros, libros...


" Esta imagen insólita podría significar que un libro permite poseer aquello que uno desea y no tiene, por ejemplo, un bombín. Pero no es eso.

 Podría significar que un libro permite ser lo que uno no es, por ejemplo, deshollinador. Pero, aunque varios elementos de la imagen van hacia esta explicación, tampoco es eso." 

Eduardo Mendoza(Premio Cervantes 2017)
 en El libro de los libros, Quint Buchholz 




"... es, sin lugar a dudas, el libro más hermoso que poseo.Parece tan nuevo y tan flamante como si nadie lo hubiera hojeado nunca, pero alguien lo ha leído: se abre espontáneamente por sus pasajes más bellos, y el fantasma de su anterior propietario me señala párrafos que jamás he leído antes."

Helene Hanff, 84, Charing Cross Road








"¿Qué es un buen libro? Un buen libro debe ser simple, debe haber un corazón latiendo en su interior"

Christopher Morley, La librería ambulante




¡Feliz día del libro!




viernes, 21 de abril de 2017

Capítulo XLII De los consejos que dio don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas



Hace un tiempo que vengo preguntándome si los políticos actuales han leído, siquiera, El Quijote.

He aquí unos sabios consejos (fragmentos) que más de uno tendría que APREHENDERLOS  a conciencia.

Vaya aquí mi pequeño homenaje a D. Miguel de Cervantes, y a la celebración del Día del Libro.



En esto llegó don Quijote y, sabiendo lo que pasaba y la celeridad con que Sancho se había de partir a su gobierno, con licencia del duque le tomó por la mano y se fue con él a su estancia, con intención de aconsejarle cómo se había de haber en su oficio.

Entrados, pues, en su aposento, cerró tras sí la puerta y hizo casi por fuerza que Sancho se sentase junto a él, y con reposada voz le dijo:

—Infinitas gracias doy al cielo, Sancho amigo, de que antes y primero que yo haya encontrado con alguna buena dicha te haya salido a ti a recebir y a encontrar la buena ventura. Yo, que en mi buena suerte te tenía librada la paga de tus servicios, me veo en los principios de aventajarme y,  tú, antes de tiempo, contra la ley del razonable discurso, te vees premiado de tus deseos. Otros cohechan, importunan, solicitan, madrugan, ruegan, porfían, y no alcanzan lo que pretenden, y llega otro y, sin saber cómo ni cómo no, se halla con el cargo y oficio que otros muchos pretendieron; y aquí entra y encaja bien el decir que hay buena y mala fortuna en las pretensiones. Tú, que para mí sin duda alguna eres un porro, sin madrugar ni trasnochar y sin hacer diligencia alguna, con solo el aliento que te ha tocado de la andante caballería, sin más ni más te vees gobernador de una ínsula, como quien no dice nada. Todo esto digo, ¡oh Sancho!, para que no atribuyas a tus merecimientos la merced recebida, sino que des gracias al cielo, que dispone suavemente las cosas, y después las darás a la grandeza que en sí encierra la profesión de la caballería andante. Dispuesto, pues, el corazón a creer lo que te he dicho, está, ¡oh hijo!, atento a este tu Catón,que quiere aconsejarte y ser norte y guía que te encamine y saque a seguro puerto deste mar proceloso donde vas a engolfarte, que los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones.



 Primeramente, ¡oh hijo!, has de temer a Dios, porque en el temerle está la sabiduría y siendo sabio no podrás errar en nada.
 Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse. Del conocerte saldrá el no hincharte como la rana que quiso igualarse con el buey,que si esto haces, vendrá a ser feos pies de la rueda de tu locura la consideración de haber guardado puercos en tu tierra.

  Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje y no te desprecies de decir que vienes de labradores porque viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte, y préciate más de ser humilde virtuoso que pecador soberbio. Inumerables son aquellos que de baja estirpe nacidos, han subido a la suma dignidad pontificia e imperatoria; y desta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansaran.
 Mira, Sancho: si tomas por medio a la virtud y te precias de hacer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia a los que padres y agüelos tienen príncipes y señores porque la sangre se hereda y la virtud se aquista,  y la virtud vale por sí sola lo que la sangre no vale.

 Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos.
 Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las informaciones del rico.

 Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e importunidades del pobre.
 Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo.
 Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.
 Cuando te sucediere juzgar algún pleito de algún tu enemigo, aparta las mientes de tu injuria y ponlas en la verdad del caso.

 No te ciegue la pasión propia en la causa ajena, que los yerros que en ella hicieres las más veces serán sin remedio, y si le tuvieren, será a costa de tu crédito, y aun de tu hacienda.

 Al que has de castigar con obras no trates mal con palabras, pues le basta al desdichado la pena del suplicio, sin la añadidura de las malas razones.

 Al culpado que cayere debajo de tu juridición considérale hombre miserable, sujeto a las condiciones de la depravada naturaleza nuestra, y en todo cuanto fuere de tu parte, sin hacer agravio a la contraria, muéstratele piadoso y clemente, porque aunque los atributos de Dios todos son iguales, más resplandece y campea a nuestro ver el de la misericordia que el de la justicia.



 Si estos preceptos y estas reglas sigues, Sancho, serán luengos tus días, tu fama será eterna, tus premios colmados, tu felicidad indecible, casarás tus hijos como quisieres, títulos tendrán ellos y tus nietos, vivirás en paz y beneplácito de las gentes, y en los últimos pasos de la vida te alcanzará el de la muerte en vejez suave y madura, y cerrarán tus ojos las tiernas y delicadas manos de tus terceros netezuelos. Esto que hasta aquí te he dicho son documentos que han de adornar tu alma; escucha ahora los que han de servir para adorno del cuerpo.


Ilustraciones: Gustave Doré

jueves, 20 de abril de 2017

¡Feliz Cumpleaños!







 
ESTRELLAS EN EL RÍO

¡Estrellas en el río!
Cuántas estrellas han caído en el agua…
Míralas cómo tiemblan;
míralas como brillan y se esconden
y vuelven a salir
sobre el agua encantada…
¡Las estrellas están jugando…!
        Hermana:
¿Tú sabes que yo soy luminosa
porque bebí en el río el agua con estrellas!

Dulce María Loynaz




FELIZ CUMPLEAÑOS, PAQUI, QUERIDA AMIGA. 


"Llegar a un vergel cuando están los naranjos en flor o pasear al anochecer cuando lo están las acacias, sentarse junto a unos bancales de alhelíes, de jacintos o de narcisos, pisar un suelo alfombrado de espliego y romero, recibir una lluvia de jazmines o de pétalos de rosa y así sumirse en la envoltura de un recuerdo, una nostalgia que en el interior abre una ventana de ensueño y lanza una aspiración".

La palabra y el secreto. Clara Janés 



lunes, 17 de abril de 2017

Un hombre pregunta...




¿Dónde está Dios?... Se ve, o no se ve.
Si te tienen que decir dónde está Dios, Dios se marcha.
De nada vale que te diga que vive en tu garganta.
Que Dios está en las flores y en los granos,
en los pájaros y en las llagas,
en lo feo, en lo triste, en el aire y en el agua.

Dios está en el mar y, a veces, en el templo;
Dios está en el dolor que queda y en el viejo que pasa,
en la madre que pare y en la garrapata,
en la mujer pública y en la torre de la mezquita blanca.
Dios está en la mina y en la plaza.



Es verdad que Dios está en todas partes,
pero hay que verle, sin preguntar
que dónde está,
como si fuera mineral o planta.
Quédate en silencio,
mírate la cara.
El misterio de que veas y sientas, ¿no basta?
Pasa un niño cantando,
tú le amas:
ahí está Dios.



Le tienes en la lengua cuando cantas,
en la voz cuando blasfemas,
y cuando preguntas que dónde está,
esa curiosidad es Dios, que camina por tu sangre amarga.
En los ojos le tienes cuando ríes,
en las venas cuando amas.


Ahí está Dios, en ti;
pero tienes que verle tú.
De nada vale quién te le señale,
quien te diga que está en la ermita, de nada.
Has de sentirle tú,
trepando, arañando, limpiando,
las paredes de tu casa.
De nada vale que te diga
que está en las manos de todo el que trabaja;
que se va de las manos del guerrero,
aunque éste comulgue o practique cualquier religión,
dogma o rama.



Huye de las manos del que reza, y no ama;
del que va a misa, y no enciende a los pobres
una vela de esperanza.
Suele estar en el suburbio a altas horas de la madrugada,
en el Hospital, y en la casa enrejada.



Dios está en eso tan sin nombre que te sucede
cuando algo te encanta.
Pero, de nada vale que te diga
que Dios está en cada ser que pasa.

Si te angustia ese hombre que se compra alpargatas,
si te inquieta la vida del que sube y no baja,
si te olvidas de ti y de aquéllos, y te empeñas en nada,
si sin porqué una angustia se te enquista en la entraña,
si amaneces un día silbando a la mañana
y sonríes a todos y a todos das las gracias,
Dios está en ti, debajo mismo de tu corbata.

Gloria Fuertes 


¡Gracias Seve!! 

¡Feliz lunes de Pascua!

sábado, 15 de abril de 2017

A todos los poetas del mundo


Claustros convento Santo Domingo


"Llegue rogada, pués mi bien previene:
hálleme agradecido, no asustado,
mi vida acabe y mi vivir ordene"

Último terceto de un soneto escrito en Infantes por Quevedo, días antes de su muerte.



Certamen Internacional de Poesía de la Orden Literaria Francisco de Quevedo. 
Bases de la edición de 2017.

BASES QUE SE EDITAN A TAL EFECTO
1.ª.- Podrán concurrir a este Certamen Poético todos
los escritores españoles y extranjeros que lo deseen,
siempre que los trabajos sean presentados en lengua castellana.

2.ª.- El plazo de admisión de originales finalizará
improrrogablemente el día 18 de Junio de 2017.

3.ª.- Los trabajos, originales e inéditos deberán enviarse
por triplicado y a doble espacio, por el sistema de plica,
a la Orden Literaria "Fco. de Quevedo"
Apartado de Correos nº 42, 13.320 Villanueva de los
Infantes (Ciudad Real) haciendo constar en el sobre "XXXVII
Certamen Poético Internacional". Se indicará también el
premio elegido por el concursante, y en la categoría Premio:
“El Buscón” (para jóvenes poetas menores de 30 años)
deberán enviar, dentro de la plica, fotocopia del D.N.I.
También se puede participar a través de correo electrónico
y en el “Asunto” se pondrá: XXXVII Certamen Poético
Internacional. Se enviarán en un correo dos documentos
adjuntos en formato Word. En uno irá el texto del poema
y para identificar el archivo constará el título del poema
y la modalidad a la que opta. En otro se escribirá la palabra
“PLICA” y el título del poema para identificar este archivo,
y debe contener el nombre, apellidos, dirección, teléfono,
correo electrónico y D.N.I. escaneado (en el caso del Premio
“El Buscón” para menores de 30 años). Los envíos por
correo electrónico se harán a la siguiente dirección:
ordendequevedo@gmail.com

4.ª.- Los trabajos versarán necesariamente sobre los
siguientes temas:
I) Vida y Obra de don Fco. de Quevedo. II) Tema Libre
III) Tema Libre

5.ª.- Los concursantes podrán optar al tema que deseen
con un solo trabajo para cada uno de ellos.

6.ª.- La forma métrica será libre para todos los temas siendo
necesario un mínimo de 28 versos y un máximo de 60.

7.ª.- Ningún autor podrá obtener más de un premio en
este certamen.

8.ª.- No podrá concurrir a este certamen quien haya
obtenido la investidura de Gran Comendador de la Orden
Literaria "Fco. de Quevedo"; y los investidos
de grado de Comendador o Caballero solo podrán optar
a una investidura de grado superior.

9.ª.- Los trabajos presentados serán examinados por un
jurado designado al efecto por la Orden Literaria "Fco.
de Quevedo" que con la antelación suficiente comunicará
el fallo a los poetas galardonados y a los medios de difusión.

10.ª.- Los poetas premiados se comprometen a asistir
al acto de investidura de grado, lectura de trabajos y
entrega de premios*, que tendrá lugar en
Los Claustros del Convento de Santo Domingo
de Villanueva de los Infantes, con ceremonial,
uso y costumbres del Siglo XVII
en la última semana de Agosto (día 26 o 27 -por designar-)
de 2017 a las 21:30 h.
(*) Los poetas que por motivos, formalmente
justificados, no pudieran asistir a la lectura del trabajo e
investidura de grado, podrán ser representados por quienes
ellos designen.

11.ª.- La Orden Literaria "Fco. de Quevedo"
se reserva la facultad de publicar los trabajos premiados.

12.ª.- Los trabajos no premiados no se devolverán y serán
destruidos. Tampoco se mantendrá correspondencia con los
autores en lo referente a este certamen.

13.ª.- La participación en este Certamen supone la
aceptación de las Bases establecidas, siendo inapelable el
fallo del Jurado.

Villanueva de los Infantes, abril de 2017

http: //ordendequevedo.blogspot.com/

PATROCINA:  M. I. AYUNTAMIENTO DE VVA. DE LOS INFANTES